Evolución del Mercado del Lujo en Chile

Evolución del Mercado del Lujo en Chile

Una nota de 16 de Noviembre de 2012 de Emol.com, informaba que el mercado del lujo en Chile crecería el doble que el PIB nacional, estimándose en un 10% respecto de 2011. Esto fue entendido como un proceso de maduración del mercado y de la industria. Lo anterior se vio reflejado al totalizar ventas por USD 472.- millones, según informes de la época de la Asociación de Marcas de Lujo (AML).

A Chile se le considera un país atractivo para invertir en estas materias. En efecto, muchas son las marcas que han llegado a instalar sus tiendas en la ciudad de Santiago, en diferentes malls y con una amplia gama de productos que van desde vestuario, zapatería, accesorios como carteras y joyería, hasta vehículos de súper lujo que ofrecen, además, una serie de comodidades y tecnología en un único producto.

En el año 2013, el medio elEconomista.es reportaba una situación similar, con un sostenido aumento del mercado de marcas de lujo en Chile, basado fundamentalmente en los siguientes factores: i) estabilidad económica, ii) infraestructura comercial altamente desarrollada y iii) consolidado poder adquisitivo de las personas.

Por ejemplo, para el año en cuestión, se estimó que el mercado del vestuario de lujo vendió cerca de USD 15 millones al año y presentaba cerca de un 14% de crecimiento anual, lo que se logró con la inclusión de marcas de categoría Premium, muy bien posicionadas en el mundo. Otro de los mercados que se ha consolidado sustancialmente es la relojería de lujo con un volumen de ventas anuales de USD 16 millones, y un crecimiento cercano al 14% anual en el 2012.

En 2015, en cambio, como consigna CNN en una nota, se produjo un estancamiento en el mercado de lujo en Chile, en una cifra de USD500 millones, básicamente por una contracción en la economía que se vio reflejada en la disminución de los volúmenes de venta de vehículos de alta gama, segmento que cayó en un 15%. No obstante, en este año llegaron a Chile marcas destacadas como Lamborghini y Bentley.

El segmento que evitó una caída mayor del mercado fue la indumentaria de lujo, que registró un crecimiento del 50%. Por su parte, el segmento del turismo de lujo tuvo en el mismo año un aumento del 25%, basado fundamentalmente en una mayor oferta aérea y búsqueda de nuevas experiencias. Si hay un aspecto que quedó claro en esta época en particular, es la clara división que se produce en los diferentes rangos etarios y sus respectivas preferencias, a saber: i) personas menores de 34 años otorgan un significativo valor a lo sustentable, ii) entre los 35 y 48 años optan por la presencia del logo de la marca y el estatus que esta transmite y iii) los mayores de 49 años buscan exclusividad y calidad en cada producto que seleccionan.

No obstante lo anterior, como informa El Mostrador, y en el contexto de un aumento en la venta global de vehículos nuevos en Chile (aumentó 5,7%), el mercado de sedanes y sport utility vehicles (SUV) de lujo sobre los $50 millones, se ha disparado por los cielos: su expansión ha sido del 45,3% en el mismo lapso de tiempo. En 2016 se fabricaron 895 unidades, equivalentes al 0,5% de la industria, tratándose de un nicho de alta facturación y que está en constante demanda por clientes que, según informa El Mercurio, “se apoyan en facilidades crediticias y en una oferta más amplia de marcas”.

En atención a lo anterior, las firmas italianas Ferrari y Maserati, optaron por construir en Chile una casa matriz exclusiva para sus operaciones, que estará lista en el transcurso de este año, en la comuna de Lo Barnechea.

Un ejecutivo de la representante de estas marcas en Chile detalló que los consumidores de vehículos sobre $50 millones están comprando cada vez más SUV. Entre enero y agosto de 2016, en Chile se vendieron 226 sedanes, lo que se tradujo una baja de 7,4% anual. En tanto, se comercializaron 669 sport utility, con un incremento de 79,8%.

Con relación a la evolución del mercado de lujo, el ejecutivo admitió que existen más personas que optan por comprar con financiamiento automotor con opciones de 12 y 24 cuotas. “Antes decían no lo necesito”, precisó.

Con todo, y ante este notorio aumento en el mercado del lujo, que ha traído a Chile marcas de indesmentible prestigio como Tiffany & Co., Ermenegildo Zegna, Louis Vuiton, Carolina Herrera, entre otras, lo destacable es el nuevo enfoque que las marcas de lujo y el mercado en general, están ofreciendo a sus clientes. Es un concepto que no atiende al precio, sino a la experiencia que el bien o servicio otorga. Va más allá de la marca misma, que apunta a la emoción que genera una vivencia única, “priceless”, con un contenido sensorial que satisface necesidades de un nivel superior a lo meramente material.